10/22/2007

No me malentiendas

Mi amigo Luis está en Canadá (el país...no empezemos a no entendernos) y según su señora es un asiduo lector de este blog, tengo que creerle y sólo pensar que es un haragán en no dejar comentarios directos, ya que los hace por intermedio de Susana, su esposa.

Luis está preocupado por mi aparente apatía, según él estoy haciendo comentarios negativos muy seguido, lo que no es muy común en mi.

Ese tipo de comentario me hace pensar en lo poco conciente que somos de la imagen que projectamos, nuestras inseguridades muchas veces no las reflejamos, nuestras apariencias son leídas en diferentes términos y todas ellas contribuyen a las reacciones automáticas de nuestra personalidad.

Luis, como yo mismo, espera de mi, cero tolerancia a ver y juzgar por el lado más desfavorable de la realidad.
Pero muchas veces no es posible, la realidad es cruel y al mismo tiempo tiene buena voluntad y afecto.

Mi dualidad no es perfecta, mi manera de ver la realidad no es virtual como no lo es la tuya, la vemos de acuerdo a nuestra restringida visión.

Te acordás de los huracanes, Luis, ese viento impetuoso, temible, destructivo que un par de sustos te dió. Muchas veces voló las casas que tenías al lado y la tuya ni la vió.

De la misma manera en que sentías mucho pesimismo durante la tormenta pensando en tu casa, sentistes alivio en verla en pie, es así mi amigo, la realidad es un viento que hay veces que sopla en tu sentido y otras que te contradice.

*Luis: sabes que Noviembre se presenta muy bien....

No hay comentarios.: