6/04/2007

Camuflajes modernos


Mis amigos me siguen preguntando porqué decidí volver a mi país después de tanto tiempo, la gente que se entera no lo puede creer y yo empiezo a dudar.

Acá hay dos cosas para entender mi razonamiento, la primera es que por más que haya vivido por más de una década y un lustro juntos fuera del territorio nacional sigo siendo y seré uruguayo, no importa la integración que hayas tenido en otro lado, siempre habrá por minima que sea una rama de tu ser que te identifique con tus origenes, la segunda es que la distancia te cambia la perspectiva de muchas cosas.

Dependiendo de la sociedad en que te haya tocado vivir de inmigrante te adaptas a sus costumbres de manera directa o indirecta, obviamente que cuanto más occidental sean sus maneras más rápidamente se te instalará en tu piel su modo de vivir. Así nos pasó a nosotros.

Lo que fué una modificación sistemático de nuestro comportamiento se convirtió en lo cotidiano, es así que experimentamos una sociedad sin huelgas, sin mugre en las calles, con servicios eficientes, por ejemplo. Claro que también existen puntos negativos, pero no es a donde quiero llegar para probrar mi punto, así que permitáse mi deuda.

Cuenta una leyenda griega que en el 500 A.C. el escritor Esquilo, el padre de las tragedias griegas, estaba un día retozando en una colina cuando un aguila dejó caer una tortuga en su cabeza, según la leyenda las aguilas cazaban tortugas y las abrían tirandolas contra las rocas. Como Esquilo era calvo, un aguila lo confundió con una piedra y le lanzó una tortuga.

Tal vez esa sea la razón por la que rehuso con todas mis fuerzas a que se me confunda con quienes no les molesta la mediocridad, por las dudas siempre me estaré cuidando de las tortugas.

10 comentarios:

Luz dijo...

No sé si capto la idea del post Alf...Lo del arraigo es entendible...a mí me resultaría imposible vivir lejos de mi país. Cada vez que me alejo más de tres semanas de la ciudad extraño como loca, con eso te digo todo. Y debe ser jorobado ser un extranjero toda la vida, aún cuando seas una persona flexible y adaptable. Qué se yo, las raíces son las raíces...

Alfredo dijo...

En realidad,Luz,el post es acerca de las incoherencias diarias del uruguayo medio, quejandose de todo y no haciendo nada por ayudar a resolver el problema.
Es sobre mi lucha interna de "camuflarme" con el resto o seguir contra la corriente o tal vez irme de nuevo....

Luz dijo...

entonces el uruguayo medio se parece al argentino medio...
¿No será un mal regional? :P
Besos Alf!

Daniel dijo...

Amigo,no se me venga a bajo,recuerdo la cena de despedida,con las lindas iluciones que se fue,entiendo que despues llega la realidad,se muy bien que no es una persona de darse por vencido,la vida de inmigrante solo la sabe el que la vivo y claro cuando uno regresa a nuestro terrunio hay que adaptarse a el y borrar lo que vivo en otro lugar,se que no es facil,yo tambien extrañare muchas cosas,pero si uno elige estar en un lugar hay que darle pa'delante.
Saludos

epl 2007 dijo...

Antes que nada este comentario va para todas aquellas personas que no se sienten Uruguayos de corazón.

Es mi humilde opinión y me hago cargo y aclaro que no es nada contra vos Alfredo.

Yo creo que uno no debe hacer comparaciones. Las comparaciones son muy feas y aunque inconcientemente sepas que son dos lugares completamente diferentes,
los uruguayos somos así, quedados, despreocupados, con interes de salir adelante pero muy despacito, porque siempre fuimos así y eso es parte de nuestras raices. Una vez que te acostumbras a cosas mejores, porsupuesto que sientes el rigór. Pero es cuestion de adaptación al igual que con un celular.
Fijate en esto: te compras un celular con mil sacrificios, es el mas barato en plaza, pero lo disfrutas y le sacas un buen provecho. Se te cae tres mil veces y no se rompe. Pero a los meses te mandan uno de XXXX lugar y es el más moderno que existe en esa plaza, pantalla color, GPS, Windows vista, Cámara de 200 MP, Memoria de 1028 GB, toda una joyita, y obviamente lo cambias por tu carcacho viejo.
Una vez que lo usas te das cuenta que el GPS no lo puedes usar, que te gasta mas baterías, que fotos sacas con tu cámara digital y que de los 1028 GB solo usas 512 KB, y sobre todo que lo menos que haces es usarlo como teléfono. Y un día tenes la desgracia de que se te cae y se te rompe en mil pedazos, entonces vuelves al carcacho viejo que tenías con pantalla azul flúor, y tonos monofónicos.

Moraleja: No importa la cantidad de cosas que te den sino la calidad con la cual te encuentres. Quizá en este país te mueras de hambre y no logres solo salir adelante, pero hay algo que no consigues en ningún otro lado y es la tranquilidad, el compañerismo, el calor humano, la forma de ser de nosotros mismos, nuestras costumbres que aunque no sean las mejores son nuestras carajo.
Somos quedados, somos perezosos, usamos pilas casi sin carga para salir adelante pero eso no es de ahora, es de siempre y bien sabes que cuando la cuerda aprieta, nosotros los uruguayos hacemos cosas llamadas milagros que no en todos lados se logran ver.

El adaptarse a otras costumbres y a otras formas de vida y después sufrir porque las nuestras no son ni parecidas es algo de lo que cada uno de nosotros debería de hacerse responsable.

En otras palabras: Si te fuiste y te gustó y volviste y te decepciona tu pueblo, entonces vuelve a donde materialmente eras feliz sin hacer comparaciones.

Alfredo dijo...

Chebashtian: No se me ofenda, estoy hablando de la mediocridad, yo no creo que haya algun uruguayo que aspire a ser mediocre (!?)
Sin embargo, nos quejamos del mal funcionamiento de las cosas y no aportamos nada para arreglarlo, eso es lo que me pone nervioso y espero que a vos también.
Podemos dar más muchisimo más,me ofuscan los rotulos, me enoja el conformismo, todavía están los que creen que porque estamos en la franja del tercermundismo debemos actuar de esa manera, no me entrego, no comparo, sólo anhelo.

Ah! Si nunca fuiste a Paris es muy dificil que lo extrañes...

epl 2007 dijo...

Don Alfredo

Disculpe mi falta de tacto pero realmente no interpreté bien su texto. De todas formas nunca quise ofenderlo ya que lo que escribí no era para usted sino para los que le sugieren volver.

Asimismo todavía no se porqué escribí eso. Es como si otra persona lo hubiese escrito ya que ahora que me siento a leerlo fuí muy duro.

Con respecto a lo de Paris, bueno no he ido, así que por tanto no lo voy a extrañar, en eso tiene usted razón. Sin embargo lo conozca o no lo conozca, al que voy a extrañar es a usted si algun día se va nuevamente.

Luz dijo...

Hay algo que aquí pasó a segundo plano, y no me parece menos interesante que el tema que planteás en primer lugar.
¿Qué fue, Alfred, lo que te hizo volver a tu lugar de orígen? ¿Qué es lo que, a pesar de todo, te obliga a quedarte? ¿Cuáles eran las cosas que extrañabas?
¿Viste? la gripe me tiene preguntona.
Preguntas de alguien con raíces profundas.
Besos!!

Alfredo dijo...

Luz date una vuelta por mi primer blog>http://haceuntiempo.blogspot.com
aunque las reglas de juego han cambiado un tantito, está vigente

Luz dijo...

Será que "siempre se vuelve al primer amor" con esa "esperanza humilde".
vi tu antiguo blog, me gustó lo que escribiste y si no me creés...preguntale a Bush :P!!

"Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenen mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón."

Volver. Gardel-Le Pera