6/12/2007

Buscando razones

Estos casi tres días de cama, le hubiesen servido a cualquier ser humano para descansar, yo no, entre la tos, la fiebre y el dolor de huesos estuve más que ocupado haciendo que Sylvia se sintiera Florence Nightingale. Poor Soul.

Mi capacidad de concentración se resolvía a responder si o no, o muchas veces mmmm, el té con bastante limón , los antigripales y la sopita caliente eran los que hacian abrir mi boca de vez en cuando.

No sé si fué la fiebre del sába-do-mingo, la que me transportó al año 1939 o fué el aburrimiento que le pidió compañía a la imaginación,no sé, pero allí estaba en el preciso momento cuando
en plena guerra mundial, Gran Bretaña y Estados Unidos presionaron a Uruguay exigiéndole que apoyara irrestrictamente a los aliados.

El presidente Baldomir había declarado la neutralidad uruguaya en 1939, poco antes que en diciembre tuviera lugar la Batalla del Río de la Plata, en la cual Uruguay jugaría un papel determinante.
Bajo la presión de los gobiernos de Italia y Alemania por un lado y EEUU e Inglaterra por el otro, Baldomir aceptó dar refugio al Acorazado de Bolsillo Admiral Graf Spee que entró al puerto de Montevideo para reparaciones.
Ante la situación política y militar y la presión de las embajadas de EEUU y Gran Bretaña, Baldomir se vio obligado a dar plazo de salida a la nave alemana.

Recién el 14 de febrero de 1945, Uruguay declaró la guerra a Alemania y Japón .

Todo había pasado en mi mente como un flash informativo, sin la tanda publicitaria claro, ya el domingo de tarde con la mente más fresca comenzé a atar cabos, Sylvia estaba viendo History Channel, una buena conjetura aunque fuera de lógica, no eran los programas que my fair Lady, gustaría de ver y probablemente yo tampoco.

Repasé la fecha 14 de febrero de 1945, la corroboré y era cierta, y fué ahí cuando me dí cuenta, la segunda guerra finalizó el 2 de setiembre del '45, cinco meses después que Uruguay se decidierá a unirse al resto del mundo.

Era mi inconsciente avisandóme, que no me desespere, que las soluciones a la uruguaya, siempren tardan y cuando llegan son casi siempre a destiempo.

Claro, el viernes me había ido del trabajo con muuuuchas cosas por decidir.

No hay comentarios.: