5/23/2007

Mi amigo Joaquin

Joaquin Más era tan desconfiado que cuando caminaba contra el sol siempre miraba a sus espaldas a cerciorarse si hacia sombra.

Una tarde, a eso de las cuatro, mientras cebaba el mate oyó que algo golpeaba el techo y salió a ver que era,por las dudas tomó la escoba, no sea que lo agarraran desprevenido, pensó.
Con total desconcierto vió como una lluvia de granizo inundaba el patio y destruía las pocas plantas que crecían.

Tomó una regla que por allí tenía y midió cuidadosamente las bolas de agua congelada que habian caido, anotó en un pedazo de papel su tamaño e hizo un promedio.
-Pah! 4 centimetros- exclamó.

No creyó lo que veía y fué hasta la esquina, seguía lloviendo, caminó por cinco cuadras parandóse en cada esquina, examinando las bolas de la granizada con el mismo resultado, el promedio de circunferencia seguía siendo de 4 centimetros.
-que lo tiró la granizada- pensó.

Así fué como esa tarde, con una regla en la mano derecha y una escoba en la izquierda, llegó a conocer el barrio de esquina a esquina.

No hay comentarios.: