5/09/2007

Interblog


En ninguno de los relatos sobre el famoso personaje Sherlock Holmes aparece la frase: "¡Elemental! Querido Watson".

Tampoco esta en El Quijote aquello de: "Ladran, amigo Sancho, luego cabalgamos".

Ni que decir que la máxima "el fin justifica los medios" no figura en la obra El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo.

Lo que más se acerca a la máxima anterior son unas frases del capitulo XVIII, titulado De que modo los príncipes deben cumplir sus promesas: "Y en las acciones de los hombres, y particularmente de los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiende a los resultados. Trate, pues, un príncipe de vencer y conservar el Estado, que los medios siempre serán honorables y loados por todos; porque el vulgo se deja engañar por las apariencias y por el éxito"


A que viene todo esto? Pues bien, he leido en reiteradas oportunidades una apología extraña e inestable al uso de "malas palabras" y eso me incomoda, no porque sea puritano, lejos, muy lejos estoy de serlo.


Lo que hayo curioso es el uso a destiempo de ciertas palabras que pueden perder su alto significado si no se le usan adecuadamente, va más allá de usarlas o no, hay reglas tácitas de decoro, el no comer con la boca abierta, por ejemplo, el no eruptar en público, el no meterte el dedo en la nariz cuando alguien está mirando. Esas cosas no dejan de ser groseras en si mismas pero lo son más aún cuando las hacemos a destiempo.


Ocurre lo mismo con el lenguaje, palabras usadas sin oportunidad son palabras usadas en vano.

No hace mucho tiempo los cómicos de estas latitudes tenían el recurso de hacer reir con el uso de palabras, bastaba con decir teta o mierda y el público reía, no importaba si estaba usada bien o no, la cosa era decir esas palabras.


Hay poca gente que recuerde a cómicos que no usen ese recurso, claro un cómico con poco recurso apela a otorgar honorabilidad a la indecencia .

Tengo suficiente edad para recordad cuando la dignidad en los actos y en las palabras, era conforme al estado o calidad de las personas.


Y aquí voy a lo del principio, incluir ciertas palabras en el lenguaje cotidiano no lleva a que nos creamos Cervantes o Shakespeare creando nuevas rimas.

Ultimamente es increible la manera de expresarse de ciertos conductores de televisisión argentinos que han inundado nuestro mercado de palabras soaces y mal usadas.


Lo más triste es que se llena muy rápidamente de imitadores sin talento o recursos.


Sepamos usar un lenguaje rico y vasto, sepamos cuando estamos hablando en un bar y cuando en un aula, cuando estemos en público y cuando nos peguemos un martillazo...

9 comentarios:

Luz dijo...

Alfred, ¿no estamos diciendo lo mismo? hablamos de sentido de la ubicación y de la oportunidad.
Te cuento una anécdota. El otro día estábamos con una compañera de trabajo esperando por nuestros alumnos en la recepción de una oficina. También había otra chica allí, colega nuestra pero de otro instituto. No voy a detenerme en la vestimenta de esta chica, por demás desubicada para su rol ( a menos de que busque otra cosa, más allá del aprendizaje de su alumno). Llega en un determinado momento un muchacho que resultaba ser alumno de la chica, y ella le dice "sos un guacho" a viva voz... Con mi compañera nos quedamos preplejas...
Qué se yo, yo tengo alumnos de los grandes de los que me he hecho amiga, pero aún así creo que la confianza no tiene por qué llevar a la desubicación ¿Verdad?

Carlos dijo...

Muy buen artículo y bien expresado. Tal vez le interese EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo

SoloKieroGritar dijo...

Alfred no sabía que leías.
Eso es bueno. A mí también me gusta.

P.D.: Eso es bueno puse? Desde cuando digo yo lo que es bueno?
En fin, abrazos...

Anónimo dijo...

Ay, ay, ay, me encanta leerte !

Creo que en lugar de mano tenes un martillo, un martillo enorme porque siempre das en el clavo! :)

Con respecto a los "comicos" me parece que deberian de ir a la escuela de Carlos Chaplin, para aprender a despertar emociones sin decir palabra alguna, ni buena ni mala.

Saludos
Walter

Alfredo dijo...

Solo: Me hacés reir!! Claro que podés decir lo que es bueno y malo y más a mi.

Walter: Muchas gracias por tu comentario, estoy ruborizado

Marcelo dijo...

"...el no eruptar en público, el no meterte el dedo en la nariz cuando alguien está mirando. Esas cosas no dejan de ser groseras en si mismas pero lo son más aún cuando las hacemos a DESTIEMPO."

Pregunta que me surge: Cuándo es tiempo de eructar en público???

Me quedó dando vueltas en la cabeza eso...

Estuve leyendo por ahí que Sylvia quiere volverse y que varias cosas no andaban del todo bien...Ves que los que hablamos mal de la vida, tenemos cierta razón??? De qué te sirve ser optimista cuando tu mujer se quiere ir??? Le sirve a ella tu optimismo para hacerla sentir mejor??? No es por ser malo, pero a veces se puede llegar a extremos si se es muy optimista, muy poco convenientes.

Un día pensando que todo está bien, los problemas pueden superarte sin que te des cuenta.
No veas todo con tanto optimismo...

Ser optimista en el mundo de hoy es subestimar las capacidades mentales propias.

"Me amputaron la pierna izquierda, me van a rematar la casa el mes que viene, piden menos de lo que yo hubiera pedido por venderla. Mi mujer se fue con un gallego que conoció por msn, mi hija se prostituye y mi hijo está preso por drogas...pero yo soy optimista, las cosas van a mejorar..."

Me acordé de un personaje de Gasalla, una mina boluda y fea a la que le iba todo "para el orto" y siempre terminaba los sketchs con la misma frase: "A mí la vida me sonríe".

En fin...
saludos!!! Espero que todo mejore, pero no apuesto.

Alfredo dijo...

AY!AY!AY! Alguien está pasando por la "etapa negativa"!! Marcelín nunca has oido que hay veces que el fuego se debe de combatir con fuego?
Hay frases que siempre recuerdo: "Cambia la causa, no el efecto.El pensamiento es la causa.Lo fisico es el efecto.Trata de cambiar el efecto en forma directa hace que golpees tu cabeza contra una pared.Si tienes malas actitudes y te preguntas porque las cosas no te funcionan hagas lo que hagas, esas actitudes podrían ser la causa"
Marchelo enfrentá la vida como lo que es :tiempo prestado y viste que muchas veces se disfruta más las cosas porque no son tuyas? Miráte al espejo, después que te asustés por ver tu propio reflejo (porque mirá que sós feo) salí a la vida sabiendo que el resto de los mortales tienen que ver tu trucha (no te enojés quise terminar esto con una broma)

Alfredo dijo...

Ah y me olvidaba en ciertas culturas es de buena educacion eruptar en publico, el destiempo es hacerlo donde no corresponda,no?

Alfredo dijo...

Ah y me olvidaba en ciertas culturas es de buena educacion eruptar en publico, el destiempo es hacerlo donde no corresponda,no?