4/11/2007

Admisiones drásticas


Tengo un amigo,y no admito comentarios sárcasticos que denoten lo obvio y que no voy a nombrar por clara razones, lo único que podría adelantar es que su nombre comienza con S y es de origen griego.

Mi amigo, tal cual su nombre indica es de mente de pensamiento práctico. Se expresa como pensador neto y concreto, aquilata valores y busca seguridad en la inversión de su esfuerzo. Recibe aumento en las actividades que requieren disciplina, constancia, esfuerzo, lógica y razón y por eso es abusado por sus superiores.
Ama la pericia, la previsión y la concreción.
Podría destacar en profesiones como contratista, granjero, mecánico, dibujante, empleado público, empleado administrativo, obrero de fábrica o capataz, contable o político, sin embargo es locutor.Nunca lo podría imaginar como politico, sería incapaz de mentir, aunque...no, mejor paso.


En su defensa debo de afirmar que a pesar de su edad se comporta como tal, es decir, aparenta su probabilidad. Es de naturaleza emotiva y coincidente. Se expresa por medio de lo ideal, lo genial y lo causal. Ama la experiencia, el saber y la evidencia. Le gusta sentirse retribuido.Tanto que cada vez que le pido la hora le debo de mandar un cheque o me retira el saludo.

En pocas palabras es consistente. Se expresa en la línea recta de la atención al detalle, la seguridad. Ama lo que afirma y confirma, tanto que se cree sus propias fantasias.Ayer me dijo que venía de Marte y que era verde.

Si fuera un mito sería Bigfoot, y si fuera mujer no existiría (por suerte) de todas maneras y de cualquier modo, mi amigo es fiel asimismo y escribe tonterias y se rie antes de publicarlas en algun blog, tal vez para saber que son al fin y al cabo una travesura de su corazón.

2 comentarios:

Sebastián dijo...

No todos los días se ven blogs dedicados a amigos. En este caso no diste nombre pero me siento identificado con la "S". Muchas gracias de verdad.

Alfredo dijo...

Me dejaste helado, en realidad no quise poner una S, disculpá que te hice ilusionar....

No, vós sabés que era una S, sería?