2/16/2007

Susana y la felicidad...


Tengo una amiga que tiene una voz particular, sin dejar de ser femenina su tono es bajo y tenúe y me causa mucha gracia, en el sentido de agrado y no el de risa, cuando se refiere a un momento y lo equipara a la felicidad.
Sós feliz? pregunta en vez de decir: andás bien? estás contento?

Y qué es la felicidad? un sentimiento? un estado de ánimo? o tal vez una búsqueda?

Mi hermano menor estuvo por años tras ella sin darse cuenta que en realidad es la felicidad quién te busca y no tú quien la persigue.

Te parecerá que haces lo necesario para encontrarla y te sigue esquiva, no será que esa misma acción te lleva a no encontrarla, porque la felicidad no es un destino, no es un lugar fisico, no se palpa, no se huele.

Y como extraña paradoja, la felicidad se siente, es acaso una aserción inverosímil o absurda decir que pasamos toda la vida sin saber realmente su justo significado?

Personalmente me inclino a que la felicidad sea un estado de ánimo, el ser humano puede alcanzar grandes niveles de sastifacción sin ser feliz.
Clara contradicción saber que quienes menos tienen muchas veces son más felices que aquellos que todo poseen.
Es un TV de 42" un patrón de medición o lo es sentirse cómodo con su vida?
Quién es más feliz el niño sin conciencia que juega en un charco de agua sucia o Bill Gates en su mansión de Seattle?
Decía mi padre que el hombre feliz no usaba camisa, más allá que le encantaba no ponerse una en los primeros calorcitos de diciembre, espero creer que se refería a que la felicidad no se mide en posesiones.

Cuando vemos una estrella fugaz es costumbre pedir un deseo, cuantas veces pensastes en algo material? Muchas verdad?, es que resulta más fácil desear por un millón de dolares, que por las maneras de obtener esa cantidad de dinero.

Te propongo lo siguiente: respirar profundo.
Así de simple respirar profundo y degustar el aire, pensar en tu actitud ante ese momento, problemas laborales: respirá profundo; problemas de pareja: respirá profundo.
Cava hondo, date cuenta del momento, análizalo y ordena tus pensamientos.

Y ahora cambia la causa, no el efecto.

Tu pensamiento es la causa.

Finalmente he entendido que para recibir debo de estar vacio. Y por vacio digo balanceado.
El tiempo es nuestra ilusión, enfrentar nuestros espejismos es lo que nos hace mejores, limpia
tu actitud, limpia tu mente.

Cuando encuentre a Susana, no sólo le voy a agradecer por explicarme lo que es la felicidad, le preguntaré si es feliz.

3 comentarios:

Luz dijo...

Como sabés Alfredo, los ingleses tienen una palabra "bliss"...para hablar de un estado de felicidad perfecta.
Peronalmente, no creo que exista tal cosa como un estado permanente de la existencia posible de alcanzar, al menos en este mundo. Hay tantas situaciones cotidianas que nos arrancan de golpe de esos hermosos paraísos...
Sí creo en la suma de instantes de maravillosos felicidad. Esos ratitos auténticos y maravillosos que es tan importante como necesario atesorar en el corazón.

Sebastián dijo...

Yo quisiera dar mi humilde opinión ante este tema tan interesante.
A mi parecer, la felicidad no perdura en el tiempo, son instantes, como cuando a uno le pica un ojo ( una vez cada tanto ), y por muchas veces que nos toquemos la cara no quiere decir que nos pique el ojo. No por estar completamente alegres, estamos felices.
Sin embargo si he de dar un significado a felicidad, primero no lo tomaría como una palabra, sino al suceso que nos llena el alma. Un momento de felicidad es por ejemplo ver a un niño sano y fuerte que te mira y te da las gracias, después de tu saber que pasó miles de necesidades en la calle y aunque tu contribuíste a que eso terminara, fué realmente él quien salió adelante con el afán de vivir.
Otro momento de felicidad es según las madres, el dar a luz.
Yo creo que hay miles de instantes en los cuales somos felices pero en la sociedad que vivimos es prácticamente imposible ser feliz por completo o vivir felices, ya que día a día algo opaca esa felicidad, y viceversa algo que te da felicidad te saca de una gran angustia por un instante.
Uno debe saber disfrutar, retener esos momentos como si fueran los últimos, para alargar el sentimiento de felicidad mas tiempo.

En resumen y para redondear, a mi criterio, no creo que exista persona que sea verdaderamente feliz. Pero hay instantes en la vida que te hacen feliz ( aunque sean simplemente eso, instantes ) y otros que se asemejan a la felicidad y te hacen igual de bien.
(Ej: El abrazo de un amigo en un velorio)

Mahatma dijo...

¡Qué lindo tema, Einstein!

Me quedé pensando en todo lo que escribís, y en los comentarios, y la verdad que es un tema para largos desarrollos e intercambio de opiniones... pero ¿de qué sirve cualquier opinión cuando nos invade la felicidad?

Lamentablemente, en este mundo de opuestos, cuando hablamos de felicidad hablamos también de infelicidad, y ambas no pueden disociarse. Un momento estamos radiantes, felices, y al otro momento inconsolablemente tristes... Lo bueno es saber (y tenerlo presente)cuando estamos tristes, que esa tristeza es tan fugaz como la alegría de hace un rato, y que lo mismo sucede cuando nos sentimos felices. Por eso es que no puede haber un hombre (o mujer) que SEA feliz, pero sí que ESTÉ feliz en algún momento...

Creo que el nudo gordiano del tema de la felicidad pasa por comprender que vivimos inmersos en la marea de los opuestos, oscilamos de un extremo al otro, y que trascender esos opuestos, cualesquiera sean, es lo que las tradiciones llaman FELICIDAD, con mayúsculas, por no tener otra palabra que describa ese estado de ser.