2/14/2007

Llover sobre mojado

El otro día llegó mi hermana con mi sobrinita, al dormir su padre siempre le cuenta historias y como el papá no estaba me pidió a mi.
A mi, porque a mí !! Busqué bien adentro de mis recuerdos y no salió nada, me acordé de algo que había léido en un blog perdido. Y comenzé el cuento....

”Cuenta la historia que en cierta ocasión, un sabio maestro se dirigía a su atento auditorio dando valiosas lecciones sobre el poder sagrado de la palabra, y el influjo que ella ejerce en nuestra vida y la de los demás.

“Lo que usted dice no tiene ningún valor” -lo interpeló un señor que se encontraba en el auditorio.

El maestro le escuchó con mucha atención y tan pronto terminó la frase, le gritó con fuerza: “Cállate, estúpido!! y siéntate, idiota”!!.

Ante el asombro de la gente, el aludido se llenó de furia, soltó varias impresiones y, cuando estaba fuera de sí, el maestro alzó la voz y le dijo:”Perdone caballero, le he ofendido y le pido perdón; acepte mis sinceras excusas y sepa que respeto su opinión, aunque estemos en desacuerdo”.

El señor se calmó y le dijo al maestro:”Le entiendo, y también pido disculpas y acepto que la diferencia de opiniones no debe servir para pelear, sino para mirar otras opciones”.

El maestro le sonrió y le dijo:”Perdone usted que haya sido de esta manera, pero así hemos visto todos del modo más claro, el gran poder de las palabras: Con unas pocas palabras le exalté, y con otras pocas le calmé”

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella, tienen poder e influyen positiva o negativamente. . .

Las palabras curan o hieren a una persona. Por eso mismo, los griegos decían que la palabra era divina y los filósofos elogiaban el silencio.

Mi sobrina tiene cinco años, me miró fijamente y con su dulce vozecita me dijo: "Tio no era más fácil decirme que no sabes ningún cuentito en vez de contarme historias de grandes"

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Se parece a esa historia, la del Refutador de Ideas y el Hombre Sensible de Flores.
La sabiduría del Angel, que sólo a veces se me revela, me ha dicho que pertenecer a distintos barrios no implica enemistades sino mas bien, todo lo contrario.
Seres muy distintos son el Hombre y el Refutador, pero a su modo ambos son maravillosos y complementarios. Nunca dejen escapar esa amistad.

Dama Sensible de Flores

Einstein dijo...

Dolina, Dolina, me persigue....seguro que hoy sueño con él !!

Luz dijo...

jodete alfredo!!!
jajaja
(somos dos contra uno)

M@rcelo dijo...

"Y no está solo, no está solo, no está solito...tiene muchos, tiene muchos, amiguitos..."

Bastante educada fue tu sobrinita teniendo en cuenta cómo los hacen ahora!

Una nena de 5 años necesita otras cosas...ya habrá tiempo para los dilemas existenciales y todas esas vainas!

En una de esas, hasta lo aprende en la escuela, jejeje (risa irónica)

epl 2007 dijo...

Pobre guacha. La verdad que yo con cinco años te hubiese mandado a la mier..

Ahora es verdad eso de la palaba ya que por momentos me he sentido herido con alguno de tus comentarios, pero estos se han complementado con los consejos de amigo que me has dado.

Por momentos me dan ganas de decirte un grosería pero en otros momentos me has hecho llorar de emoción.

La palabra como tu bien lo dices tiene mucho peso, mucho poder, pero solo el hombre sabio es el que sabe cuanto peso darle a sus palabras y cuanto peso soportar de las palabras de los demás.

En mi caso ya he puesto a los oidos a hacer fierros y a las palabras a adelgazar !!!

Einstein dijo...

Gracias Seba,soy de los que no se guarda nada con un amigo, me presento como soy, ya no estoy para engañar a nadie, que en definitiva es engañarse asimismo, no te parece?
Y acordate que muchas veces un sacudón es mejor que una caida....
Luz quiere que me despida con:
Besos

Luz dijo...

¡Qué bien me conoces Alfredo! jeje
Ahhh...así me gusta, que la gente se quiera y se mande besos...jejeje
Eso no te va hacer ni menos inteligente, ni menos irracional, ni menos "machote" jeje (no te preocupes que no vas a convertirte en el osito cariñoso...jeje)