2/12/2007

Fe o fidelidad?


Siempre me ha fascinado la religión, no por su dogma , no por su capacidad de organización, si no tal vez por la habilidad de nuclear creyentes que quieran obedecer ideas pre-determinadas y hacerlas suyas.

Amor debe de ser una de las palabras que quiere atrapar más con su significado y la fé tiene que ser el amor profundo. El amor no cuestiona, el amor dá sin querer recibir, la fé en cambio dá para recibir.

Te necesito porque te quiero no es lo mismo que te quiero porque te necesito, dijo Nietsche con muchisima razón.

No puedo concebir que pienses igual que yo, o que quiera imponer mi sentir, entiendo que en definitiva debemos ser como actuamos y entender, penetrar, o asimilarse de verdad.

Fuí educado para creer y obedecer, mi familia era católica por imposición, mi padre militar, a medida que crecimos la disciplina se convirtió en costumbre, algunos acatamos otros no.
Entre los últimos yo, sin querer busqué mi camino y aún no lo encuentro. Aunque tal vez lo que sé es más de lo que quiero, tengo por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado.

Cuánto más lejos estemos de la vida y más cerca de la muerte cuestionaremos el camino recorrido y si habrá camino por recorrer.
Lo único seguro es que debemos mirar el valor dentro de cada uno, el valor de la gente y el flujo de intercambio.

Energia somos, energia seremos. Por ejemplo, tu cuerpo está constituido por células. Las células a su vez, están hechas de moléculas la cuales están compuestas por átomos que a su vez están hechos de partículas subatómicas tales como los electrones.

Tu cuerpo, un árbol, los pensamientos, un vehículo, un planeta, la luz y todo lo
demás son “concentraciones” de energía. Todos ellos son grandes conjuntos
de aproximadamente las mismas partículas subatómicas. La única diferencia
está en la manera en que estas partículas se agrupan en bloques cada vez
mayores. La clave para re-crearte a ti mismo y al mundo que te rodea es saber
como funcionan.


*con la ayuda de David Cameron Gikandi

No hay comentarios.: