12/14/2006

Lo que nunca te dije...


Te acordás? claro que no, nunca te lo había dicho.

Hacia como cinco , seis años que no regresaba a la ciudad que me vío nacer, mi querido San José de Mayo. Por alguna extraña circunstancia no lo habia hecho antes, pero eso no importa ahora.
Corría el ´82, yo venía con 22 años...
Jorge, Néstor y el "Colorado",( el otro Jorge) me habia invitado a ir al Club San José una noche de sábado. La teoria de mis amigos era que como venían de Montevideo las muchachas del pueblo no se podrían resistir a ellos, quién lo diriá, los tres son de Progreso un "charco" de casas al costado de ruta5!!

Yo que venía medio alejado de ellos, gustoso acepté la invitación, sería un lance extravagante, basta recordar que mi familia se mudó cuando yo contaba con 15 años de edad a Montevideo y la

mayoria de mis amigos de entonces lo habian hecho también.

No ofrecia resistencia a un reencuentro con...nadie que pudiera conocer o conocerme, sólo los que aún no se habían "escapado" del pueblo.

Obviamente yo estaba cambiado, mi personalidad había tenido una transformación, por mi trabajo y por la evolución natural de las cosas, estaba más confiado en mi mismo, hasta vestía diferente, hablaba distinto.

Llegamos casi una hora antes de que el salón principal del club se llenara de caras que en su gran mayoría no conocía.

Nos sentamos en la planta baja, comimos algo, que sentimiento extraordinario, salvo el portero el señor Medina, de repente algún mozo, no veía cara conocida a pesar de mi esfuerzo por ser reconocido.

Subimos al salón principal, los gurises consiguieron pareja, se fueron a bailar, de repente me tropiezo, cerca de la barra, con el "canario" Manuel, un personaje de siempre,como andás "Pepe-chico", (mi padre habia sido por muchos años el secretario del club y yo me había ganado el sobrenombre).

Bien y vós! Me enteré que están en Montevideo! Cómo es la cosa ché!- pregunta va y viene, el inevitable comentario y la afirmación. Sabés lo que más se extraña, le dije, acá no podés hacer nada por el miedo al ridiculo, fijate, por ejemplo, cuantas lindas gurisas sin bailar, nadie se anima a invitarlas por si las dudas.Tienen miedo a que les digan que no.

Comentario, explicación, acción. Fijate, ves la muchacha que está contra la baranda, si la rubiecita, la de los ojos lindos, fijate y aprendé, si me dice que no, no importa, está todo bien.

No importa? mmmm, no estoy seguro, te imaginas si me hubieses dicho que no, lo que hubiesemos perdido. Te abrazé y bailamos, me acariciaste con tu mirada enigmatica y nada más fué igual. Entre verde,azul,marrón y el brillo de las luces, la suavidad de tu piel y ese color increible me dieron la bienvenida a mi ciudad, que me regaló la mitad de mi vida.

No hay comentarios.: